13/11/09

Asunto para la reflexión

La justicia es un asunto para la reflexión.

En nuestra sociedad nos está vedada la justicia, ante la estupidez reinante. Sólo una minoría tiene derecho a ella, y a veces ni siquiera esa minoría logra hacer una justicia verdadera. La maldad en el ser humano no es algo nato, así como tampoco lo es su bondad; lo que no se puede negar es que existen, son un símbolo de nuestra existencia. La ideología posmodernista ha intentado borrar los límites entre lo malo y lo bueno. Ha tenido mucho éxito en ese proyecto, el conocimiento científico actual sólo se logra a través de una mirada neutral, porque la ciencia es un proyecto de la ideología dominante para continuar en pos de un supuesto progreso.

La maldad en nuestros días es muy variada, y con vertientes muy distintas. Se basa en el uso de la violencia, y en la forma en que ésta se aplica, desde la violencia simbólica hasta la violencia directa, existen una gran cantidad de puntos intermedios entre estos dos grados extremos de violencia, pero en esencia son lo mismo. Lo importante es reconocer quién la aplica y cómo, sabemos que el estado es el máximo detentor del uso “legítimo de la fuerza”, pero qué pasa cuando pierde su legitimidad ante grupos que pretenden ganar la suya, se da la violencia sin límites.

La justicia en una sociedad que se basa en el individualismo es una utopía. Es curioso pensar que el comunismo no pueda ser alcanzado porque creemos vivir en un sistema mejor cuando en las democracias modernas lo último que importa es el pueblo, somos una sociedad gobernada no por el pueblo sino por unos cuantos “representantes” de él. La verdadera utopía es esta realidad que enaltece ideales que sólo vivimos en la teoría.

El miedo que tenemos de cometer errores es lo que nos lleva a vivir en el estado de las cosas “normal”. Las personas que desean una sociedad mejor se unen a los bandos reformistas porque es la única manera de alcanzar logros aceptables, la crítica radical ha muerto porque vivimos con miedo y éste es un mal compañero de la justicia, sin duda el miedo lleva al conformismo.

No queda más remedio que esperar a que el ser humano vuelva a crear un dios que busque y propicie la salvación de la humanidad.



5 comentarios:

Chipocludo McFly dijo...

Vennga, si es por un Dios que la sociedad "aprende" lo que es bueno y lo que es malo, quién se va al infierno y quien se salva. Todo iba bien hasta que metiste este elemento final.

Por cierto, que bueno ya no me avisaste de la acampada, porque no iba a poder xD.

Güengo dijo...

Lo de la acampada ya ni se hizo :( me quede vestido y alborotado jajaja…

Pues mira yo pienso que sí se aprende de los dioses que hemos creado, y en una sociedad justa no habría que tomar esa decisión de quién es salvado y quién no, porque la “creación” de un dios “justo” llevaría implícita la salvación de todos.

El Tipo dijo...

Dioses... dioses... carajo, por eso estamos jodidos. La humanidad requiere encontrar su ente místico en la propia existencia y nuestro enorme desconocimiento e imperfección.

Güengo dijo...

Jajaja es curioso, no estamos jodidos por los dioses, sino por nosotros mismos, porque a final de cuentas nosotros somos la religión... si estamos jodidos es precisamente porque no hemos encontrado sentido a nuestra existencia y porque creemos saberlo todo al negar lo místico y basarnos en la "ciencia"; existencialmente nos sentimos desamparados.

Fixri Rogers dijo...

I really enjoy this post. I spend great time, reading it. It's interesting topic and it's great, that author decided to write about it. Seems like he's broad minded person. I would like to read his another posts with great pleasure. It can be my inspiration.
Forum Bokep